¡Ya BASTA!

Hay momentos en que debemos pararnos firmes y decir categóricamente: ¡Está bueno Ya! Esta es una expresión referente a que es suficiente para un determinado asunto. Hay momentos en la vida en que no debemos seguir tolerando aquellas cosas que nos consumen, nos drenan, nos fatigan y absorben nuestras energías. ¿No les ha pasado? Como que uno se cansa de lo mismo al extremo de llegar al hastío.

Alguien que llega al hastío lo sufre emocionalmente y el cuerpo lo refleja con varios síntomas. Si el hastío es constante y con demasiada frecuencia, se siente que el tiempo de vida transcurre sin razón y sin motivación. Lo más probable es que se termine en depresión.

“Hay momentos en que debemos ser determinantes y decir BASTA. No voy a permitir que un asunto temporero domine toda mi existencia”

Ese fue el caso que Jesús relató en una parábola sobre un joven que tomó una mala decisión en la vida que lo llevó a condiciones paupérrimas. 

“Cuando finalmente ENTRÓ EN RAZÓN, se dijo a sí mismo: “En casa, hasta los jornaleros tienen comida de sobra, ¡y aquí estoy yo, muriéndome de hambre! VOLVERÉ a la casa de mi padre…” (Lucas 15:17-18 NTV)

Solo tenía dos opciones, no admitir por orgullo que se había equivocado y quedarse de manera miserable el resto de su vida o decir: “Basta”. Precisamente fue lo que hizo, entró en razón y regresó a su casa.

“No deberíamos seguir tolerando asuntos y acciones que nos consumen. No siempre podremos cambiar el entorno que nos deprime, pero si podemos ser transformados en nuestra manera de pensar y evitar que nos afecte”

Dios también ha dicho basta. La primera vez que aparece registrada esta palabra en la Biblia salió de la boca de Dios en una conversación que tuvo con Moisés y el mismo lo relató.

“Pero el Señor estaba enojado conmigo por culpa de ustedes y no quiso escucharme. “¡Ya basta! —exclamó—. Ni una sola palabra más sobre ese asunto” – (Deuteronomio 3:26 NTV)

¡Que fuerte! Moisés le pidió de favor a Dios que le permitiera cruzar el río Jordán para ver la tierra prometida, pero Dios le dijo: “Ya basta, ni una sola palabra más sobre ese asunto”. Dios tendría sus razones y no es en lo que me voy a concentrar en esta ocasión, sino en el hecho de que si Dios también ha dicho basta, nosotros también deberíamos decir lo mismo sobre los asuntos que no están bajo nuestro dominio y control.

Deberíamos decir basta a muchos asuntos como la manipulación, maltrato, abuso de poder, faltar a la confianza, pereza, mediocridad, conformismo, dejadez, procrastinación, falta de valor, propósito de vida y asuntos similares.

Cuando Jesucristo estuvo físicamente en la tierra también dijo en una ocasión, basta.

“Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Basta”

(Lucas 22:38 RV60)

Jesús estaba cenando con sus Apóstoles, hablándoles sobre Su Propósito, Reino espiritual y que ya había llegado el tiempo en lo terrenal del cumplimiento de la razón de haberse encarnado; ser la ofrenda perfecta para el perdón de pecados, redención y salvación de todos. Pero los Apóstoles solo pensaban derrocar al imperio romano por la fuerza física.  No habían entendido nada de lo que Jesús les había enseñado por los pasados años y de repente dijo contundentemente “BASTA” se levantó y se fue a orar al Monte de los Olivos en preparación para lo que enfrentaría como parte de la crucifixión.

“Hay que aprender a decir BASTA a los que pretender usar los principios del Reino de Dios que es uno espiritual para asuntos domésticos o politiqueros de este mundo corrompido”

También hay decir basta a las religiones que manipulan la Biblia a su antojo y capricho para esclavizar a las personas en conceptos e ideologías humanas sobre los asuntos espirituales. Basta a las frases trilladas y sin sentido que en nada tienen que ver con la Verdad Eterna que es Cristo.

“Si por algo el ser humano debería decir firmemente BASTA, es solo a existir en la tierra y no vivir en el Propósito Eterno de Dios que es para todos”

He aprendido por experiencia que hay asuntos en mi entorno que no puedo cambiar y que no cambiarán. Que hay personas que por más que los queramos ayudar, no se dejan porque no quieren cambiar. Que por más le expliquemos y le prediquemos la Verdad, muchos preferirán vivir en la mentira, arrogancia y vanidad de su mente y naturaleza pecaminosa.

Los asuntos naturales ocupan mucho de nuestros pensamientos y atención consumiendo el importante y valioso tiempo de vida productiva. La gran mayoría de las cosas en que nos enredamos son irrelevantes e improductivas gastando nuestras energías, salud, concentración y dinero entre otros asuntos como lo es el tiempo de familia.

Solo Cristo le da sentido a nuestra vida y nos hace decir con valentía “BASTA” a todo lo improductivo.

¡Gracia y Paz!

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Maritza dice:

    Gracias Pastor muchas veces en la vida hay personas que se deleitan en herir y maltratar a los demás y en lugar de entrar en murmuración hay que decir BASTA y entregar la situación al Senor. Muy excelente reflexión. Dios lo continúe bendiciendo.

    Le gusta a 1 persona

  2. vmanuel1077 dice:

    Este Blong ha sido de gran bendición a mi vida, gracias pastor por tan maravillosa palabra.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s