Compañeros en la Batalla de la Fe

No hay duda que todos estamos adaptándonos a una nueva realidad en nuestra existencia natural de la cual nosotros como ministros también nos ha tocado experimentar.

Al igual que usted, también estoy preocupado, pero orando para ser dirigido y guiado por el Espíritu Santo. Nadie tomó un curso de cómo pastorear en medio de una pandemia. Muchas congregaciones están en aislamiento lo que representa grandes retos y desafíos para todos, pero honestamente no hay necesidad de tomar curso de cómo pastorear cuando las circunstancias en lo natural cambian, porque para efectos del Reino de Dios, la Iglesia está funcional en Cristo a pesar de las adversidades naturales.

La realidad es que debemos tener claro que nosotros somos los que en lo natural estamos ante lo imprevisto, porque la Iglesia de Cristo sigue operando en el Propósito Eterno. Si hay algo, que como hijos de Dios debemos tener claro, es que

“Cristo es la esencia, sustancia y definición de todas las cosas espirituales”

Ciertamente nuestros contextos han cambiado y estamos adaptándonos a nuevas realidades, pero no olvidemos que seguimos siendo Ministros Competentes del Nuevo Pacto. Lo que ministremos en este tiempo será determinante. Nuestro compromiso con la Palabra revelada a nuestro espíritu determinará nuestra efectividad en el Cuerpo de Cristo. No ministramos para complacer y satisfacer conceptos almáticos, ni para impresionar a las masas, ministramos para afirmar a los hijos de Dios en Cristo Jesús que es la Paz y el consuelo para aquellos que sufren y para los que deben nacer de nuevo.

Mis amados, como ministros maduros, debemos tener como prioridad manifestar y predicar a Cristo. Todo lo que haya sido edificado fuera del diseño eterno está colapsando. Por el momento no podemos recibir el tan necesario afecto de los demás al cual hemos estado acostumbrados, es momento de evidenciar lo que hemos predicado siendo sostenidos en Cristo.

Es buen momento para eliminar todo tipo de distracción de los asuntos domésticos en lo cual nos envolvimos casi inconscientemente arrastrados por la corriente del uso, costumbre y tradición. Algunos de nosotros estábamos programados por la mentalidad religiosa tradicional en la que fuimos formados, pero algo está sucediendo, Cristo está despertando a Su Iglesia y eso nos incluye a nosotros.

“No hay duda que Cristo está alineando a Su Iglesia en El”

A nosotros Sus ministros también no está alineando al Diseño Eterno. Estamos siendo revitalizados en el espíritu al desconectarnos de las trivialidades del activismo en las cuales estuvimos envuelto exhaustivamente. La soberanía de Dios está siendo manifiesta en Sus hijos. La Iglesia está accediendo a los misterios de Dios, porque la revelación de Cristo no se quedó en edificios, sino que finalmente está siendo revelada en Sus hijos.

Somos Pastores que presidimos una congregación local, pero nuestra función es de manera global para el Cuerpo de Cristo. Esa función solo podrá ser ejercida de manera correcta siendo buenos administradores de la Gracia Eterna. Usted no es parte de una generación que opera en ignorancia sobre Cristo, usted ha sido constituido y establecido para operar en sabiduría e inteligencia espiritual.

Les insto a que toda Palabra que salga de nuestra boca sea para dar a conocer a Cristo. Que todo lo que hablemos edifique a la Iglesia. En Cristo tenemos Su Vida impartida y la verdad del Reino que debemos transmitir como fundamento sólido sobre el cual afirmamos a los hijos de Dios.

En la actual temporada estamos comprobando lo complejo que es vernos todos como un solo Cuerpo. El Espíritu Santo nos está llamando a reenfocarnos en el objetivo eterno que tenemos como Cuerpo, expresar solo a Uno, a Cristo. Mientras algunos le atribuyen a una pandemia como la responsable de que estemos aprendiendo a ser Iglesia, nada mas lejos de la verdad. Es una obra del Espíritu Santo la que está despertando a la Iglesia a la conciencia de Cuerpo, a comprender que la vida del Reino es de una mentalidad global. El Espíritu Santo nos está dirigiendo a sincronizarnos e identificarnos como un Cuerpo sin depender de formas religiosas humanas.

Compañeros, les afirmo en Cristo Jesús y tenga muy presente que El edifica Su Iglesia, pero lo hace por medio de colaboradores que son Sus Ministros Competentes como nosotros. Descansa y confía en la fidelidad de Dios. El te escogió en Cristo para esta honorable función la cual conlleva enormes responsabilidades, pero que tienen grandes recompensas y galardones espirituales. Te animo a que vivamos en la razón de nuestra existencia, manifestar a Cristo. Eres necesario, porque el don que posees es un regalo De Cristo para Su Iglesia. Mantente con vida en la Vida. ¡Somos Familia!

“Pelea la buena batalla por la fe verdadera. Aférrate a la vida eterna a la que Dios te llamó y que declaraste tan bien delante de muchos testigos” 1 Timoteo 6:12 NTV

¡Gracia y Paz en Cristo Jesús, su hermano!

Arnaldo Ginés

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s